Como decía la canción de Cristina y los Stop: “El turista 1.999.999 cuando llegó, se lamentó por bajar tan deprisa del avión con su mini pantalón. Se ha perdido la ocasión de tener las atenciones que por suerte le brindaron al turista dos millones”.

Este tema de los años 60s evidenciaba claramente la repercusión, tanto social como económica, que tuvo la industria del turismo en España. Y la notica que se publica en los medios hoy, 24 de mayo de 2010, anunciando que Facebook ha llegado a los 10 millones de usuarios es también un síntoma de la repercusión social y económica que las redes sociales están teniendo en nuestro mundo virtual y real.

Pues bien, no sabemos como habrán recibido el señor Marck Zuckerberg y sus socios al usuario 10.000.000 de Facebook España ni si esté pondrá en su perfil una foto en mini pantalones, de su mascota o de su último viaje al caribe. Tampoco sabemos si este neonato de Facebook tendrá un reconocimiento oficial o no. Lo que si es seguro es que los señores de Facebook se estarán frotando las manos ante el crecimiento imparable que está teniendo su invento, desde que lo crearon en 2004.

Los datos indican que uno de cada cuatro españolitos es usuario de Facebook y que el 70% de estos (desde hoy) 10 millones de personas se conectan a diario. Una audiencia que sobrepasa con creces a la de prácticamente la totalidad de los contenidos/programas que nos ofrece la TV, fútbol aparte, claro está.

A la vista de estas cifras, España consigue meterse entre los diez primeros países del mundo en “algo” (10º país  del mundo en número de usuarios activos en relación con el total de la población internauta). No está mal.

Por mucho que relativizemos: la utilidad de Facebook, los comportamientos de los usuarios en Redes Sociales, la efectividad de las campañas o la supuesta involución que vivirán estos soportes cuando la voracidad de los internautas haga que estos dediquen su tiempo a otros menesteres; 20 millones de ojos sobre una pantalla son como para no subestirmar el poder de Facebook.

Seguiremos atentos para saber, en un futuro, que fue del usuario 9.999.999 y sus sucesores. Por cierto, actualmente (y a diferencia de la opulencia turística de los gloriosos 60s) la industria del turismo vive una profunda crisis.

Fuente: Puromarketing