Seguimos estudiando y aprendiendo, a base de prueba y error, qué es lo que funciona en materia de publicidad y lo que no en las Redes Sociales.

Aprovechando el status del festival de Cannes y el criterio de los jurados que deciden cuales son las “campañas referencia” del año, vale la pena detenerse a examinar una campaña promocional de Ikea en Facebook que en la edición del 2010 de los Cannes Lions ha conseguido un Gold Lion en la categoría de “Titanium & Integrated”.

En definitiva, se trata de un ejemplo más, un caso de éxito y de reconocimiento creativo que demuestra que  usar las Redes Sociales como sporte publicitario no es cuestión de aplicar los formatos “clásicos publicitarios” (banners, robapáginas, etc…) sino de hacer que las marcas se relacionen con los usuarios y les ofrezcan algo interesante. No es cuestión de intromisión, sino de interacción.

Hablamos de la simple, económica y efectiva acción:  “Ikea Showroom”, desarrollada por la agencia sueca Forsman & Bodenfors. Una acción promocional basada en una función de esta conocida red social que es, a la vez, un hábito de los “facebookers”: el etiquetado de fotos.

 

Con motivo de la apertura de una tienda Ikea en Malmoe, la marca y la agencia de publicidad decidieron darle una cara humana a su nueva tienda creando el perfil en Facebook de Gordon Gustavsson, director del nuevo establecimiento. En su álbum de fotos colgaron fotos de las exposiciones (showrooms) de la nueva tienda y propusieron un juego/promoción a los usuarios:  los primeros que etiquetaran con su nombre los productos que aparecían en las fotos de los showrooms, se los llevaban. Así de sencillo.

 

 

De esta forma, se desató la viralidad a través de las notificaciones en los muros de los perfiles. Cada vez que un usuario etiquetaba un producto, todos sus amigos recibían una notificación. El resultado,  miles de personas irrumpieron en la página de Facebook de Ikea Malmoe en busca de regalos.

Nos informamos vía: