Idea masacrada porque el cliente piensa que es creativo.

Ilustrador:  Scott Campbell